Algo mejor que el fútbol americano profesional — BIBLIOTECA EN LÍNEA Watchtower (2022)

Algo mejor que el fútbol americano profesional

Dos jugadores profesionales del fútbol estadounidense explican lo que ellos describieron ser mucho mejor.

HUBO un tiempo en que los deportes eran para mí más importantes que comer o dormir. Eran toda mi vida. Con un desarrollo físico de aproximadamente 1,90metros de alto y 90kilos de peso, llegué a ser bien conocido en el atletismo de la escuela secundaria.

En la universidad me concentré en el fútbol americano, jugando en el extremo ofensivo en la Universidad de California en Berkeley. Por tres años fui elegido el mejor jugador de toda la costa del Pacífico, y en mi último año se me aceptó en el equipo Pro-Grid All América, una selección realizada por profesionales del fútbol.

Entonces en1973 fui escogido por los Raiders de Oakland, unode los mejores equipos del fútbol profesional. Tuve buen éxito en mi primera temporada. Pero en1974 cuando abandoné el juego, la noticia de mi dimisión ocupó la primera plana en las páginas de deportes locales. El Chronicle de San Francisco informó:

“Una ‘delegación de persuasión’ de dos representantes de los Raiders noha podido hasta ahora hacer[lo] cambiar [su] decisión.... El hecho de que ahora él es un jugador sobresaliente queda confirmado por la urgencia de los enviados de los Raiders al tratar de convencerlo a que debe regresar.”—21 de junio de1974.

Muchos me han preguntado: “¿Por qué dejó de jugar? ¿Por qué ha renunciado a un futuro futbolístico tan brillante?”

Actitud hacia el juego

No es que yo nodisfrutara del fútbol profesional. Sí disfruté de él. Me agradaba jugar con los mejores jugadores del país, confrontando mis habilidades contra las de ellos.

Es verdad que es un juego brutal, y cada año veintenas de jugadores profesionales se lesionan gravemente. De hecho, se dice que anualmente de cada ocho jugadores hay uno que requiere cirugía de la rodilla. Pero mi decisión de abandonar el juego notuvo nada que ver con el temor a ser lastimado. Francamente, disfrutaba del contacto físico.

Económicamente, gané más dinero en un año de fútbol profesional del que me sería posible ganar en varios años en mi trabajo actual de carpintero. Y tenía la perspectiva de ganar mucho más en los años futuros.

Aspectos molestos

Sin embargo, había cosas relacionadas con el fútbol que comenzaron a molestarme; sin duda mi educación anterior influyó en mis sentimientos. Mi madre comenzó a estudiar la Biblia con los testigos de Jehová cuando yo tenía 10años, pero yo estaba demasiado interesado en los deportes para prestar mucha atención. Sin embargo, más tarde, cuando los asociados me presionaban para que usara drogas, rehusaba vigorosamente. Pero después de aproximadamente un año y medio en Berkeley cedí y empecé a usar drogas de anfetaminas antes de los partidos.

Las anfetaminas hacen más activo al jugador durante el partido. Disipan cualquier cansancio, y lo impelen a jugar velozmente todo el tiempo, haciendo que sea superrápido. Muchos jugadores profesionales las toman debido a que su trabajo, su medio de vida, depende de una máxima viveza y celeridad en el juego. Pero quedan excitados durante horas o hasta días después. A menudo nopodía dormir por todo un día después de un partido. Así es que los jugadores quizás usen otras drogas después de un partido para descansar.

Con el tiempo también estaba fumando marihuana e inhalando cocaína. Sabía que era incorrecto, y me molestaba. Pero los jugadores con los que me asociaba las usaban, de modo que yo también las usé. Otra cosa que comenzó a molestarme fue la vida inmoral que es una parte tan íntegra de los deportes profesionales.

Siempre había muchachas que nos rondaban en espera de que los jugadores desearan hacerles compañía. Los jugadores casados a menudo salían con muchachas que noeran sus esposas. La actitud de la gente parecía ser: ‘Y bueno, es un jugador de fútbol profesional, así es que está bien.’ Y sencillamente lo excusaban como algo esperado, porque un futbolista es “alguien especial.”

De novato, admiraba a muchas personas del equipo. Pero las cosas que decían... eso hizo desaparecer por completo todos esos sentimientos y el respeto que les había tenido. Por ejemplo, decían: “Oigan, la semana pasada me fue bien con cinco muchachas, sin incluir mi esposa.” Entonces yo miraba a la persona y pensaba para mí mismo: ‘Y este es el individuo que yo idolatraba. Espero que yo nunca llegue a ser así.’

(Video) Los 15 de Ethelberto

Pero, con el tiempo, comencé a hacer la misma clase de cosas, salvo que yo era soltero. Si la gente conociera el ambiente detrás del fútbol profesional... realmente es malo, disipado y muy inmoral. Nodigo que todos están envueltos en esa conducta, pero es muy común entre los jugadores.

Efectos sobre la personalidad

El recibir toda clase de adulación realmente afecta a uno. Un hombre viajó cientos de kilómetros para estrechar la mano de un compañero de equipo antes de un partido... un jugador muy conocido que se veía en los anuncios comerciales de la TV. “Tan solo quiero estrechar su mano porque pienso que usted es un jugador maravilloso,” dijo el hombre mientras extendió su mano, añadiendo, “aunque estaré animando al equipo de Kansas City.” Ante esto el jugador retiró su mano, gritando: “¡Váyase al...! ¡Noquiero...!” Y comenzó a maldecirlo.

Eso me repugnó... la arrogancia y el orgullo. Solo porque un jugador es famoso se siente con derechos a tratar así a la gente. Por supuesto, notodos lo hacen, pero es una tendencia. Lo sé. Aunque nologré la celebridad en el fútbol profesional, sí la logré en la universidad y me afectó.

Es difícil ser humilde cuando uno es un héroe universitario, y la gente se lo pasa alabándolo a uno. Cuando iba a mi hogar de visita, mi madre y otros Testigos intentaban mostrarme el punto de vista bíblico. Pero yo solo estaba interesado en mi carrera, y me daba risa el solo pensar en ser un cristiano humilde. Me parecía que ellos deberían estar orgullosos de mis logros.

Serias reflexiones

Tenía lo que había pensado que quería, pero a pesar de eso nome sentía verdaderamente feliz; mi vida sencillamente notenía ningún propósito. Así es que decidí hacer algunos cambios, limpiar mi vida. Dejé de fumar hachís y de inhalar cocaína.

Entonces cierta noche a principios de1974 algunos compañeros me dijeron: “Vamos a ver El Exorcista.” Fue la película más sádica y malvada que jamás había visto. Después, al dejar el cine, me sobrevino un sentimiento muy desagradable. Había recordado que de jovencito había estudiado en la Biblia acerca de la existencia de fuerzas inicuas invisibles.

Llamé por teléfono a mi hermana y a su esposo que son testigos de Jehová en Modesto. Ellos confirmaron el hecho de que los demonios realmente pueden ejercer influencia adversa sobre las criaturas humanas y los asuntos terrestres. (Efe. 6:12; Hech. 16:16-18; 19:11-17) Preocupado, subí a mi auto y me dirigí a Modesto.

De nuestras consideraciones de la Biblia me convencí de que verdaderamente hay un mundo espiritual. Pero si eso es así, realmente tiene que haber un Dios verdadero. Eso significaba que estaba desperdiciando mis energías si mi vida nose usaba en armonía con Su propósito. En este punto llegué a una encrucijada en mi vida.

Pude ver que nohabía verdadera satisfacción nifelicidad en el camino que había emprendido, sencillamente una sensación de vacío e inutilidad. Este era el camino que ofrecía satisfacer todo antojo material... mucho dinero, fama mundial, inmoralidad, drogas, y así por el estilo. Pero había otro camino, uno que implicaba el estudio de la Biblia, las reuniones cristianas, servicio a Dios... una vida sencilla y sin complicaciones, pero llena de verdadero significado. Este es el camino que entonces decidí seguir.

Verdaderamente mejor

Al saber de mi decisión, los representantes de los Raiders me visitaron para tratar de hacerme cambiar de parecer. Para ellos, el abandonar una carrera tan lucrativa parecía una necedad. Les expliqué que todavía me gustaba el fútbol, pero que mi relación con Jehová Dios ahora se había hecho aún más importante para mí.

Les conté en lo que había resultado mi asociación con esos círculos... el uso de drogas, la conducta relajada, una actitud arrogante y orgullosa. Expliqué que todo el modo de vivir relacionado con el fútbol profesional impediría el que llevara la vida cristiana que ahora había elegido. Además, los aficionados me estaban idolatrando, y noquería seguir contribuyendo a esa idolatría. Adicionalmente, quería disfrutar de mayor libertad para poder dedicar más tiempo a la urgente obra de la predicación del Reino, en imitación del ejemplo de Cristo.—Luc. 4:43.

En el verano de1974, por medio de someterme al bautismo en agua, simbolicé mi dedicación para servir a Jehová Dios, y desde entonces he sido bendecido espiritualmente. En mis días de futbolista tuve muchos momentos excitantes, como la vez que me llevaron del campo sobre los hombros como un héroe ante 70.000 aficionados vociferantes al finalizar el partido de Stanford. Pero recientemente tuve un gozo aún mayor.

Al ir de casa en casa en la obra de predicar hallé a un joven que estaba interesado sinceramente en la Palabra de Dios. Lo volví a visitar varias veces, y accedió a que condujera un estudio semanal de la Biblia con él en su hogar. Este es el mayor gozo que jamás he experimentado, porque significa que estoy participando en la obra de ‘hacer discípulos’ que Jesucristo comenzó y que estimuló a que continuaran sus seguidores.—Mat. 28:19,20.

Otros que han jugado fútbol profesional también piensan de un modo muy parecido. Uno de estos vive cerca, en Stockton, California. Pasó siete temporadas en la Liga Nacional de Fútbol, cinco de estas como tackle (atajador) defensivo de primera línea. Pero dejaré que él se lo cuente.

Logrando una ambición

En la escuela secundaria recibí mucho reconocimiento como delantero en el equipo del Colegio Edison. Entonces, al graduarme recibí una andanada de cuarenta ofrecimientos de varias universidades de todas partes del país. Decidí quedarme cerca de casa e ir a la Universidad Estatal de San José.

Después de cuatro años de fútbol universitario, se me consideraba entre los que tenían la mayor probabilidad de ser escogidos para fútbol profesional de todos los futbolistas del país. Prácticamente todos los equipos de la Liga Nacional de Fútbol se comunicaron conmigo. Medía 1,93metros y pesaba 111kilos, pero podía correr las 40yardas planas (36,5metros) en 4,9segundos.

Los Green Bay Packers me escogieron en la tercera vuelta de la selección universitaria de1966. Como prima por firmar un contrato, me dieron un Oldsmobile Toronado nuevo y 10.000dólares en efectivo. Mi sueldo inicial fue de18.000 dólares por año.

Tenía veintiún años y andaba con más de 5.000dólares en billetes de cien en mi bolsillo. Pensé para mí mismo: ‘Ahora sé qué es a lo que tantos aspiran. Tengo dinero, un auto nuevo, prestigio, la mejor ropa, y cuando entro en los mejores restaurantes saben quién soy y me reciben bien.’

Campo de entrenamiento

En julio de1966, cuando me presenté al campo de entrenamiento de los Packers, ya estaba en el mejor estado físico. Los ejercicios de adiestramiento eran agotadores, y aquí es donde pagó dividendos mi programa de ejercicios anterior al campo de entrenamiento. Ninguno de los veteranos parecía estar en tan buenas condiciones como estaba yo; algunos se salían de los ejercicios en agonía y vomitaban.

Pero antes que comenzara la temporada, el entrenador Lombardi me llamó aparte. Acababa de recibir una llamada de los Cardinals de Saint Louis. Habían perdido a un delantero de primera por un soplo cardiaco irregular que lo sacó del fútbol, y necesitaban un buen reemplazante. Así es que los Packers me canjearon a los de Saint Louis por un alto derecho de selección, más abundante efectivo.

Cómo es el juego

En Saint Louis continué mejorando, y con el tiempo llegué a ser el hombre clave en la línea defensiva y el mejor embestidor del equipo. Los entrenadores recalcaban la necesidad de ser rudos, y puesto que yo era excepcionalmente fuerte, llegué a ser muy hábil en golpear a mi oponente. ¡Noes sin razón que al juego de la línea interior se le ha llamado “guerra”!

Yo jugaba la posición de tackle defensivo, y el delantero defensivo puede pegar con las manos abiertas. Se permite. Aprendí a darle al oponente un golpe hacia arriba sobre la cabeza en la zona de la sien. Se llama el “manotón de cabeza.” Si se le pega con suficiente fuerza, le provoca un dolor de cabeza al delantero adversario. Así es que cuanto más rápido podía lastimar a mi contrario, y entonces concentrarme en su dolor —prescindiendo de dónde resultara estar el dolor— mejor ventaja tenía.

En el momento que se soltaba la pelota, yo le pegaba al delantero contrario tan fuerte como fuera posible. Esto le sacudía la cabeza y me daba la oportunidad de pasarlo y llegar hasta el quarterback. También usábamos los codos y antebrazos. Una vez partí el yelmo de un jugador con mi brazo.

Muchos de los jugadores en contra de quienes jugué en el fútbol profesional eran los mismos que había conocido durante mis años de universidad. Pero el día del partido nos convertíamos en mortales enemigos, tratando de vencer físicamente al otro. Mi buen amigo y compañero de pieza en la universidad más tarde jugó para los Browns de Cleveland. Un día que jugábamos contra Cleveland, le pegué fuerte, y más tarde tuvo que ir al hospital a operarse. Mi esposa y yo nos sentimos muy tristes al saber de eso.

La estrategia del juego

Recuerdo una vez que jugábamos contra Cleveland. Los entrenadores nos dijeron que su quarterback tenía lastimado el cuello. Sugirieron que, si yo tenía la oportunidad, debería tratar de eliminarlo del juego. Así es que durante el partido irrumpí a través de la línea, golpeé al centro y al guarda, y ahí estaba él. Con mi brazo traté de arrancarle la cabeza, y dejó caer la pelota.

Mis compañeros de equipo me estaban vitoreando. Pero yo me quedé observando al quarterback en el suelo en evidente dolor. De repente pensé para mí mismo: “¿Me he convertido en alguna clase de animal? Esto es un juego, pero yo estoy tratando de mutilar a alguien.” También consideré que él tenía una esposa y familia lo mismo que yo. La multitud me estaba ovacionando, pero nome sentía bien por lo que había hecho.

Después de eso se me hizo más difícil el tratar de lastimar deliberadamente a un adversario. Por supuesto, en nuestras sesiones de estrategia semanales discutíamos las debilidades y lesiones de los jugadores del equipo contrario. Nuestra estrategia específicamente era golpear al adversario donde era más vulnerable, donde anteriormente hubiera sufrido una lesión.

Cuando más tarde jugamos contra los Jets de Nueva York, se nos indicó que su quarterback principal había sufrido varias lesiones en las rodillas. Por lo tanto, ese era el lugar donde golpearlo. En una jugada tuve la oportunidad de causarle mucho daño a las rodillas. Los entrenadores más tarde me preguntaron por qué nolo hice. Les dije que nome pareció necesario. Mis compañeros de equipo pensaron que esto era extraño.

En1971 jugamos contra los Buffalo Bills. Su corredor principal había sufrido de una lesión de tobillo y era entendido que deberíamos eliminarlo del juego. En una jugada agarré su tobillo y, mientras él caía, comencé a rodar con él, lo cual es perfectamente legal. Pero nolo hice. Con esta nueva actitud, cada semana los jugadores adversarios realmente me agradecían el hecho de que nolos había lastimado deliberadamente en el campo de juego.

Los factores que influyeron en el cambio de actitud

Una lesión que sufrí a la espalda durante un partido en1969 fue un factor que me hizo cambiar de actitud. La mayor parte de esa temporada jugué con un dolor constante en la espalda y en las piernas, aunque me daban drogas para mitigar el dolor. Cuando se desgastaba el poder sedante, sufría tanto dolor que tenía que arrastrarme por la casa. En abril de1970 me hicieron una operación a la espalda que pareció mejorar un poco mi condición. De ahí en adelante noquise ser responsable de que alguien sufriera de este modo. Pero algo más estaba implicado en el hecho de que con más frecuencia me detenía de lastimar deliberadamente a otros.

Alrededor del tiempo de mi operación mi esposa comenzó a estudiar la Biblia con un testigo de Jehová. A mí nome gustó. Yo pensaba que solo era otra treta religiosa para sacar dinero. Así es que le dije a ella: “Si quieres estudiar, hazlo. Pero yo nome mezclo.” Y nolo hice.

Sin embargo, con el tiempo mi esposa empezó a hacerme preguntas, tales como: ¿Cuál es el nombre de Dios? ¿Por qué murió Cristo? ¿Qué es el reino de Dios? Las preguntas noeran difíciles. Pero yo nosabía las respuestas. Esto me preocupó. Creía en Dios, y había leído algo de la Biblia. Sin embargo, ahora descubrí que en realidad sabía poco acerca de lo que enseña la Biblia.

Así es que más tarde cambié de opinión y participé con mi esposa en sus estudios bíblicos semanales. Disfruté de ellos, porque conseguía respuestas directamente de la Palabra de Dios. Entonces comencé a ir a un Salón del Reino de los Testigos de Jehová en Stockton, California.

Algo mejor

Con el tiempo, me sentí impulsado a comenzar a visitar a la gente en sus hogares para compartir con otros las buenas cosas que había estado aprendiendo acerca de los propósitos de Dios. Esto me dio verdadera satisfacción, puesto que sabía que esta información de la Palabra de Dios verdaderamente podía ayudar a otras personas, así como el aplicarla a nuestra vida nos ha ayudado a mí y a mi familia. En febrero de1972 mi esposa y yo simbolizamos nuestra dedicación para servir a Jehová Dios por medio del bautismo en agua en una asamblea cristiana.

Pero yo todavía estaba bajo contrato para jugar fútbol por otros dos años. Así es que cuando llegó julio me sentí obligado a presentarme en el campo de entrenamiento. Esto verdaderamente me preocupaba, puesto que se me hacía difícil armonizar la brutalidad del fútbol profesional —especialmente sus jugadas de la línea interior— con los principios cristianos. (Gál. 5:22,23) Sin embargo, también es vital hacer lo que uno se ha comprometido a hacer por medio de cumplir un contrato, según lo indica la Palabra de Dios. (Mat. 5:37) Muchas veces le oré a Dios acerca de lo que parecía ser un dilema.

Entonces, a mediados de la temporada de1972, volvió a surgir mi vieja lesión a la espalda, y en octubre estaba en el hospital para otra operación. Puesto que había dudas en cuanto a mi valor futuro para el equipo, los Cardinals accedieron a liberarme de mi contrato. Estaba alborozado por estar libre.

No es que yo crea que los deportes tales como el fútbol son malos en sí mismos. Puedo disfrutar de ellos. Pero ciertamente es triste ver que el egoísmo y la actitud de ganar a todo precio están llevando a los deportes profesionales al borde de la ruina. Sin embargo, esto nodebería sorprender, puesto que todo el sistema de cosas está impregnado del mismo espíritu de egoísmo y codicia.

Verdaderamente llena a uno de alegría saber que nuestro Creador tiene algo mucho mejor en mente para las criaturas humanas que quieren servirle. Su Palabra aclara que ya muy pronto él eliminará por completo el entero sistema de cosas actual dominado por egoísmo y codicia, y lo reemplazará con un nuevo sistema de cosas en el cual morará la justicia. (Mat. 24:36-39; 2Ped. 3:5,13) Hay una promesa de la Biblia concerniente a ese nuevo sistema que llena mi corazón de esperanza. Se halla en Revelación 21:4 donde dice que Dios “limpiará toda lágrima de sus ojos, y la muerte noserá más, niexistirá ya más lamento niclamor nidolor. Las cosas anteriores han pasado.”

El que uno dedique su tiempo y esfuerzos para decir a otros acerca de estos magníficos propósitos de Dios para bendecir a la humanidad es, según mi parecer, una carrera mucho mejor que la del fútbol profesional.—Contribuido.

    Top Articles

    You might also like

    Latest Posts

    Article information

    Author: Rubie Ullrich

    Last Updated: 10/27/2022

    Views: 5952

    Rating: 4.1 / 5 (72 voted)

    Reviews: 95% of readers found this page helpful

    Author information

    Name: Rubie Ullrich

    Birthday: 1998-02-02

    Address: 743 Stoltenberg Center, Genovevaville, NJ 59925-3119

    Phone: +2202978377583

    Job: Administration Engineer

    Hobby: Surfing, Sailing, Listening to music, Web surfing, Kitesurfing, Geocaching, Backpacking

    Introduction: My name is Rubie Ullrich, I am a enthusiastic, perfect, tender, vivacious, talented, famous, delightful person who loves writing and wants to share my knowledge and understanding with you.